Carta a Olga

Querida, de nuestras conversaciones al salir la práctica de Autocuración en Málaga y los posteriores encuentros en Almería quedé con el compromiso de enviarte una meditación que aprendí en Italia para enseñar a los jóvenes de secundaria, que tanto nos preocupan. Hablábamos de la importancia de abrir nuestra educación reglada a la importancia de lo sutil, a la imaginación creativa que tan desatendida está en nuestra cultura de la acción. De dar a las nuevas generaciones los instrumentos que complementen sus carencias, sus inseguridades… que entendamos desde jóvenes que la mente se entrena, y que nosotros decidimos en qué: aquí va un primer paso para la generación del refugio que siempre nos acompañará.
Me consta que podrás utilizar esta meditación de mil maneras diferentes allí donde estés, siempre inspirando y ayudando a los demás… así que aquí va:
 
Un lugar seguro
Haced tres respiraciones profundas y relajaos lentamente… ahora dejad fuera las tensiones… Me gustaría que reflexionarais, sólo por un momento, sobre las cosas que os hacen sentir ansiosos en este periodo de vuestra vida… No os pido que lo habléis con alguien a no ser que vosotros mismos quisierais hacerlo… no es necesario que las  consideréis con mucho detalle, solamente os pido que seáis conscientes de que hay cosas en vuestra vida, en este momento, con las cuales no sois muy felices.
Ahora convenceos de poseer dentro de vosotros de un lugar seguro donde ir, en el cual no temáis nada…Ahora vuestra imaginación está creando un lugar al cual podéis dirigiros para sentiros seguros… ¿Cómo es ese lugar?… echad un vistazo… ¿Qué tipo de cosa ahí en vuestro lugar seguro?… ¿Cómo son los colores?… ¿A que huele?…¿Para que sirven las cosas que allí se encuentran?…ahora sentid que estáis en vuestro lugar seguro… ¿Qué hacéis en este preciso momento? … ¿Qué sentís?… No olvidéis que podéis permanecer allí tanto como queráis… y que podéis volver cada vez que tengáis necesidad… Intentad mantener estos sentimientos cuando volváis dulcemente a clase.
  Yo sigo con mi labor y espero reconocerte en cualquier instante, en todo lugar.
 Un cálido abrazo
 Josemari

0 thoughts on “Carta a Olga”

  1. Hola Josemari, como siempre aun en la distancia me envias mensajes directos a mi. Tus enseñanzas las utilizaré con alguien que esta en un verdadero caos de vida, y estoy segura que le vendrá muy bien. Gracias por estar siempre ahi.
    Y gracias a los creadores de este blog que me recuerdan a mis compañeros de sangha y donde el compartir experiencias es beneficioso para todos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.