Reconocer el problema

Me llamo Amparo y fui diagnosticada de esclerosis múltiple en el 95.amparito info

Al principio sientes mucho miedo por el nombre de la enfermedad.

Una de las preguntas que mas me hacía era y dónde y cuando sería el siguiente brote.

Un parloteo mental, lleno de carga negativa, inundo mi mundo. Fantasmas que mi coco creaba. Negatividades e inseguridades que proyectaba hacía mi y hacía las personas que tenía a mi alrededor. Y eran mis fantasmas porque yo los creaba y lo más peligroso: me los creía.

Sentía que mi vida se había terminado. Y ahora que voy hacer y si en el siguiente brote me quedo en una silla y si me afecta el habla cómo voy a comunicarme y bla bla bla eso es a lo que me refiero cuando digo parloteo mental

El síntoma de autocompasión.

No todo el mundo entendía mi nueva situación y yo los juzgaba por no saber ponerse en mi lugar. .
Mi familia estaba conmigo al 100 por cien pero mi marido les dijo que podía caer en el ciclo de la superprotección y el sabía que este síntoma era muy dañino para cualquier paciente a medio y largo plazo, sobre todo cuando tienes una enfermedad crónica.
El nunca me trato como una enferma y ahora se lo agradezco porque su actitud me ha ayudado a verme como una persona válida para continuar haciendo muchas cosas. Con mis limitaciones pero dándome cuenta que yo soy más que unas piernas, más que una enfermedad.

phto0016
Antes de llegar al proceso de adaptación, es muy corriente que pasemos el síntoma de autocompasión e incluso pienso que es positivo porque si te pasas el día quejándote la gente no va a querer estar contigo y es entonces cuando te das cuenta que tienes dos opciones: Seguir sintiendo pena por ti y encontrarte cada vez más sola y tu autoestima llegará a tocar fondo o pasar a la siguiente fase.

Yo comparo este tiempo con un duelo, cada persona es diferente y el proceso de pasar al siguiente estado depende tanto de la naturaleza de la personas y de las circunstancias externas que la acompañan.

Tomate tu tiempo pero por favor no te quedes en esta fase porque los beneficios que obtendrás serán 00 .Cuando antes te des cuenta que sufres el síntoma de la autocompasión más fácil será entrar en la segunda fase:

La aceptación( No es sinónimo de resignación )

Existe una nueva situación en tu vida y como todo lo nuevo necesitamos información. Es como cuando te descargas un nuevo programa en tu ordenador necesitas leer sobre el para saber como funciona y así poder obtener el máximo rendimiento. Con una enfermedad crónica sucede lo mismo. Cuanto más conocimiento tengas de ella menores serán los miedos y las inseguridades.

En cualquier situación de la vida ocurre lo mismo. El desconocimiento y la ignorancia producen incertidumbre, angustia y sufrimiento. Una vez más usamos las matemáticas del sentido común: Una regla de la vida LA LEY DE LA CAUSA Y EFECTO.

Cambia las coordenadas es decir si la ignorancia me produce sufrimiento voy a intentar informarme y el efecto será que ya estas en la fase de la adaptación.

RECONOCER EL PROBLEMA ES PARTE DE LA SOLUCIÓN.

Llegado este punto es importante tener una buena higiene mental y una actitud positiva es clave para ello.
Empecé a investigar sobre lo que era la esclerosis, aunque realmente me resultaba muy incomodo, pero llego el momento de empezar a explicarle a mi gente porque me sentía tan cansada, porque tenía sensaciones de hormigueo en las piernas, `porque no tenía equilibrio cuando caminaba, porque no podía caminar más de 100 mtr y cuando andaba lo hacía como un pingüino ……
La gente me escuchaba y a medida que yo les explicaba el por qué de mis síntomas me lo estaba explicando a mi misma. Un sentimiento de seguridad empezó a llenar mi vida de nuevo y lo más importante comencé a generar mucha paz interior que poquito a poco iba limpiando las emociones negativas que cree al principio

Sentí, como estar en contacto con la enfermedad, intensificaba mis emociones más bellas. En ese momento me di cuenamparokta que había dado la vuelta a la tortilla.

Una de las cosas que siempre me ha atraído de la filosofía budista es el concepto tan claro que tiene de la impermanencia. Todo es cambio. Nada ni nadie permanece en su estado para siempre.

La casualidad hizo que conociera a mi querido lama Gangchen, lama Caroline y a sus seguidores. Me encanta escucharles. Sus enseñanzas me han ayudado a transformar mi enfermedad en una herramienta para valorar la vida y llegar a un estado mental en el que me encuentro muy a gustito: Empecé a valorar lo que tenía y no lo que había perdido.

Las dificultades te ayudan a crecer y a ser mejor persona. Saber identificar el lado positivo de una situación complicada, es una tarea ardua y difícil pero posible.
De la misma manera que vamos al gimnasio para conseguir un buen cuerpo, las personas que sufrimos enfermedades crónicas tenemos que ir a nuestro gimnasio mental a trabajar y pulirnos para sacar el máximo partido de lo que nos ha tocado.
Alcanzar un estado de paz y calma interior cuando la adversidad llega, es el resultado de un entrenamiento mental constante.
He utilizado a lo largo de estos últimos años varias herramientas que me han ayudado mucho: la meditación, el yoga,reiki, la práctica de autocuración del lama ganchen…y otros y me encantaría hablar sobre ellos en este blog.

Siempre tendremos la opción de elegir entre la autocompasión y rendirnos o aceptar el reto de la oportunidad de superación y disfrutar de sus beneficios. Pero esto no es fácil.

Hay que hacer un esfuerzo para las cosas que son difíciles. En nuestra sociedad, nos estamos acostumbrando a dirigir una gran cantidad de energías a realizar cosas que son fáciles. No digo que las cosas sencillas sean malas, en absoluto, pero si tendemos a irnos por el camino más sencillo. Como digo el lama ganchen para los pensamiento negativos no hay que hacer ningún esfuerzo vienen ellos solitos, a eso me refiero.

En la actualidad vivo en un pueblecito de Madrid llamado Sevilla la nueva. Nuestra casa está al lado de un bosque y me siento muy afortunada de formar parte de este paisaje.

Me vino la vena creativa en uno de mis brotes. Ahora mantengo un especial interés por la piamparo3ntura en piedra. Soy autodidacta en esta materia. Nadie me ha enseñado a pintar y todavía queda mucho que aprender.

Me enteré que el ayuntamiento de navalcarnero organizaba un mercado de artesanía los segundos domingos de cada mes. Mandé mi currículo y ahora vendo mis piedras y por cierto vendo bastante.

Durante estos últimos años he tenido la suerte de conocer a personas maravillosas que se han convertido muchas veces en mis maestros. Entre ellos se encuentran muchos discapacitados que se han convertido en una parte muy importante de mi vida. Ellos me han dado fuerzas cuando las mías flaqueaban.

Por todos ellos, deseo que este blog siga creciendo para que nos cuenten sus historias y las herramientas que utilizan en su lucha diaria.

Lo que no sé comparte se pierde. Por eso me he animado a compartir un poquito de mi historia

Gracias por haber dedicado unos minutos a leer esta entrada.

Amparo Vazquez

2 thoughts on “Reconocer el problema”

  1.  Amparito Vazquez fue una compañera de los inicios del centro de AlmerÍa, que la vida trasladó a un pueblecito de Madrid, Sevilla la nueva.Allí comenzó una nueva vida hace años , y allí continua con su proyecto de vida, dando ejemplo a los demás. Es un hermoso testimonio , que  merece la pena compartirlo. 

  2. Gracias por compartir todas esas vivencias que te han ayudado a ser aún mejor persona. Para mi y para muchos eres un ejemplo de vitalidad, energía, amor por la vida… En la vida todos pasamos por situaciones que nos ponen a prueba y lo mas importante es la actitud ante ellas. Gracias, Gracias, Gracias por estar en mi vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.