En busca de Sentido

josemariJosemari Arocena nos presenta esta  poderosa reflexión…

/En el estupendo libro de Víctor Frankl, El Hombre en busca de Sentido, (Editorial Herder) el autor, supervivientes de los campos de concentración nazis en la II Guerra Mundial, sintetiza uno de los principios de la Logoterapia, técnica terapéutica que él mismo desarrolló y que está basada en la búsqueda de un sentido a la vida.

Dice textualmente:

“Cuando uno se enfrenta con un destino ineludible, inapelable e irrevocable (una enfermedad incurable, un cáncer terminal… ) entonces la vida ofrece la oportunidad de realizar el valor supremo, de cumplir el sentido más profundo: aceptar el sufrimiento. El valor no reside en el sufrimiento en sí, sino en la actitud frente al sufrimiento, en nuestra actitud para soportar el sufrimiento… … pero permítaseme dejar bien sentado que el sufrimiento no es en absoluto necesario para otorgarle un sentido a la vida. El sentido es posible sin el sufrimiento o a pesar del sufrimiento. Para que el sufrimiento confiera un sentido ha de ser in sufrimiento inevitable, absolutamente necesario. El sufrimiento evitable debe combatirse con los remedios oportunos; el no hacerlo así sería síntoma de masoquismo, no de heroísmo.” 

Surge la pregunta: ¿ Por qué aceptar algo tan “rechazable” como el sufrimiento viene definido por este psiquiatra como el “valor supremo”?. ¿Qué sentido da a la vida aceptar el sufrimiento?

Creo que hacerse estas preguntas en serio es mas importante que leer repuestas, así que ahí lo dejo y en el Blog nos leeremos…

Josemari

One thought on “En busca de Sentido”

  1. Querido Josemari,
    Esta reflexión tuya, la vengo madurando desde que la planteaste la primera vez, en el 2008. Es cierto que el sentido de la vida no está intrínsecamente relacionado con el dolor y yo lo entendí como aquello que me hace levantarme cada mañana con la voluntad y necesidad de ofrecer lo mejor de mi mismo a un objetivo, o causa, con el fin de que al llegar al final de la vida, sienta que ha merecido la pena y me pueda ir en paz.

    Sin embargo en los últimos 3 meses, el dolor ha vuelto a ser protagonista en mi vida, y me dejó noqueada. En esas fechas recordé tu reflexión y entendí lo de que el sentido más profundo: aceptar el sufrimiento.
    En estos meses el dolor me ha quitado la careta de la imagen ante mi misma, ha anulado la voluntad, y desbancado mi ego, y sin embargo, ese abandono, esa aceptación de mi realidad, me ha dado la serenidad de verme tal como soy y aceptar la situación como fuente de conocimiento que además me ha «sincronizado» con el dolor humano.
    Todos de alguna forma vivimos con el dolor a cuestas, y sabemos que cuando en esas situaciones terribles renunciamos a imponer nuestros deseos, nos abandonamos al Bien Supremo y lo aceptamos, el sufrimiento se disuelve..
    Solo quería compartirlo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.