Centro de Meditación en Almeria

El linaje de la Autocuración

Palabras de Lama Gangchen Rimpoche

El linaje de la Autocuración posee unas raíces profundas y numerosas llaves de la sabiduría, llaves que la mayoría de las personas no saben utilizar.

Puede dar la impresión de que en mis libros estoy revelando numerosas enseñanzas tántricas secretas, pero tal vez el motivo de que sigan siendo secretas es que vosotros no las practicáis. Cuando la propia mente evoluciona, uno va planteándose cada vez más preguntas. Yo estoy aquí para ofrecer a quien lo quiera, y sin esperar nada a cambio, la llave de la sabiduría del linaje de la Autocuración.

     El linaje, que actúa en el plano energético, posee una importancia capital en el budismo tibetano. A la mentalidad occidental le resulta difícil comprender en qué consiste el linaje, y, por tanto, creer en él; sin embargo, en Occidente también se encuentran diversos tipos de linajes.

Por ejemplo, en la Edad de Piedra el ser humano utilizaba para defenderse exclusivamente armas de piedra; con el transcurso del tiempo se fueron acumulando y transmitiendo conocimientos y comenzaron a fabricarse cuchillos, más adelante espadas, y así sucesivamente hasta llegar al sofisticado armamento que existe hoy día. Podría decirse que éste es un tipo de linaje negativo. Otro linaje negativo de Occidente es el tráfico de drogas ilegales. La mayor parte de la producción de estas sustancias tiene lugar en Asia y en Sudamérica, y, antes de llegar a Europa, las drogas pasan por muchas manos diferentes, por lo que podría denominarse una larga cadena de transmisión. Las personas que compran las drogas, una vez recorrida esta larga cadena, reciben una pequeña dosis y esperan que posea las mismas cualidades energéticas que poseía en su lugar de origen. La producción, la transmisión y la distribución se realizan en el mayor secreto.

El linaje positivo de la energía funciona de una manera similar pero sus resultados son mucho más beneficiosos. El linaje positivo de la energía tiene su origen en los grandes maestros como Buddha Shakyamuni, Lama Tsong Khapa, Gyalwa Ensapa y otros, y se ha transmitido de generación en generación hasta los maestros de hoy día. Yo recibí la transmisión del linaje de mi gurú raíz, Triyang Rimpoché, y ahora os lo ofrezco a vosotros.

Si queréis, podéis recibir una parte de la sabiduría y la compasión de Buddha Shakyamuni y convertiros en despositarios del linaje de la Autocuración, de Semso (relajación mental), del Tantra para Cuidar el Medio Ambiente y de la Educación para la Paz Interior. Os ruego que no incurrais en el error de creer que sólo los varones pueden ser depositarios del linaje. Es cierto que la mayoría de los depositarios del linaje del Budismo tibetano son varones, pero, en mi opinión, esto se debe a factores sociales y culturales y no a que haya diferencias entre las capacidades de hombres y mujeres. De hecho, según los tantras, las mujeres poseen mayores cualidades de sabiduría natural que los hombres. Si estudiamos cuidadosamente los linajes tántricos tradicionales de Yamantaka, Heruka, Vajrayoguini, Chittamani Tara, Amitayus, Chenresig Nyungne (la práctica del ayuno) y otros, veremos que, en muchos casos, las primeras depositarias de estos linajes fueron mujeres. Numerosas mahasiddhas de la antigua India, como Darikapa y Laksminkara, estaban rodeadas de grandes séquitos de discípulas. La transmisión y la difusión de los tantras por el mundo se hizo posible muchas veces gracias a las mujeres depositarias de la sabiduría. El budismo tibetano muestra un gran respeto por el poder de las mujeres para mantener y transmitir los linajes. La princesa Laksminkara ilustra muy bien la capacidad de la mujer para lograr elevadas realizaciones y transmitir linajes tántricos.

El linaje no es algo que pueda comprarse con dinero; quien quiera poseerlo necesita establecer una buena relación kármica con el lama sanador y acumular méritos, sabiduría, determinación, interés, energía y paciencia para permitir que el conocimiento, la experiencia y la energía crezcan y maduren en el interior de su cuerpo y de su mente, a la vez que desarrolla un fuerte sentimiento de amor y dedicación hacia los demás. Es necesario sentir una responsabilidad personal con respecto al contenedor y al contenido, a los entornos externo e interno, y a los demás seres vivos. Es necesario tener el deseo de ayudar a los demás a resolver sus problemas en los planos burdo, sutil y muy sutil mediante la introducción de ideas nuevas y positivas en la sociedad moderna.

Es mi deseo que todos mis amigos y discípulos, tanto hombres como mujeres, se conviertan en sanadores y maestros de las nuevas generaciones. Os siento a todos como hijos e hijas, pero si queréis coloborar en el mantenimiento de mi linaje, debéis convertiros en hijos e hijas de mi corazón, lo que significa que debéis aproximaros más a mí tanto en el plano social como en el energético. Lo imposible se hace posible por el poder de la verdad; así pues, si albergáis el deseo sincero y profundo de perpetuar mi linaje, contáis para ello con mis bendiciones y estoy convencido de que lo conseguiréis. Chenresig, el Buddha de la Compasión, tiene un millar de brazos porque necesita llegar a todas partes para ayudar a todos los seres. Si queréis, vosotros podéis convertiros en uno de mis mil brazos y ayudarme a transmitir por el mundo entero la energía y las ideas de Ngalso, la Autocuración,  Semso (la relajación mental), la Regeneración Medioambiental y la Educación para la Paz Interior.

MEDIANTE LAS BENDICIONES DE TODOS LOS SERES SANTOS

Y LA ATENCIÓN DE TODOS LOS SERES HUMANOS

HAYA DE UN ENTORNO PURO Y SANO AHORA Y SIEMPRE

Deja un comentario