Palabras de Lama Gangchen

CULTURA DE PAZ

Quiero comenzar dando las gracias por este encuentro que ha sido organizado de forma muy acelerada, lo cual nunca es fácil. No he tenido un fin de semana libre, un sábado y un domingo para poder venir aquí a Madrid. He venido ahora en estos días, para unas pocas horas; originariamente esta visita estaba prevista para otras fechas, pero inesperadamente, debido a una reunión de Naciones Unidas, ha tenido que cambiarse por el día de hoy y mañana. Creo que ha sido un gran trabajo tener que avisar a la gente por teléfono, por tanto, me siento muy agradecido por ese esfuerzo que han hecho los que han organizado este encuentro.

También quiero daros las gracias a todos los que habéis venido –muchos nuevos y viejos amigos, espero que nos sintamos bien esta tarde– y a esta parroquia que nos da la oportunidad de reunirnos. Recuerdo bien que aquí ya se hizo anteriormente una exhibición de sistemas de sanación tibetanos y también algún otro encuentro. Siento un gran respeto por las personas que han permitido que esto tenga lugar en esta iglesia, así como por todas las religiones y linajes.

Voy a deciros que antes de venir aquí, he estado en Sri Lanka y en Borobudur (Indonesia), de ahí fui a Malasia, Tailandia, Birmania y Singapur; esto en un mes. Después vine a esta zona del mundo, a Europa, estuve en Londres, París, Munich, Ginebra y por Italia, esta noche pasada he estado en Milán.

Esto os lo digo porque desde que vine a occidente, escucho constantemente que la gente dice: “Tengo mucho trabajo, no tengo tiempo, tengo mucho qué hacer”. Antes, quizás no me di cuenta de ello, pero ahora me doy cuenta de que esto ha sido una transmisión que occidente me ha aportado a mí, una transmisión que me ha dicho que yo también tengo que trabajar igual que vosotros o quizás más. Y este trabajo es tan intenso, que las meditaciones las tengo que hacer en el tren, en el avión o en coche, no tengo tiempo para hacer un momento aparte para la meditación, la tengo que hacer junto con el trabajo.

A las personas que venís por primera vez, quiero deciros que aunque habléis un inglés perfecto, no me entenderéis porque mi inglés es una forma rara de inglés. Por eso necesito un traductor especial, “my computer”, él puede transmitir lo que yo quiero deciros; así que, por favor, aceptad el doble tiempo que se necesita para esta conversación.

Espero que aunque no entendáis directamente mis palabras, podáis tener el sentimiento que estamos compartiendo entre todos aquí.

Esa sensación es algo de los lamas que se puede compartir.

Si bien soy un lama budista, un Lama Sanador, no es necesario ser budista para entenderme, para escucharme y  para practicar lo que digo. No tenéis que creer en mí, no tenéis que cambiar vuestra religión, sea cual fuere, ni vuestra práctica espiritual, debéis de mantenerla en vosotros y perseverar en ella, es maravillosa.

El problema es no creer en nada, los que no tienen esta espiritualidad, estos ya son otro camino, otra cuestión.

 Vosotros venís a escucharme y yo os propongo que nuestra relación sea una relación de amigo, con un lama con barba, que no vengáis a escuchar esta charla, como si estuviera hablando en general, para un auditorio; quiero que sintáis que os hablo personalmente a cada uno de vosotros de forma directa, de lo que os preocupa, de vuestras emociones, de vuestros sufrimientos mentales y físicos, de los sufrimientos que vivís; quiero hablaros de eso que tenéis en la cabeza. No tenéis que cambiar vuestra religión, lo que tenéis que cambiar son los problemas que os aquejan: relaciones de pareja, trabajo, amistad, amor, entorno; todas esas cosas. España es un país con una cultura y una religión maravillosa y no tenéis que cambiarlo.

Viajo mucho y quiero transmitir mis experiencias en otros países, pretendo aprender en esos países y luego contar lo que he sentido, las sorpresas que me han producido determinadas reacciones de otras culturas, lo que he visto. Quiero compartir estas enseñanzas con vosotros. No todos podemos viajar y dado que yo viajo, puedo ofreceros esto, es la propuesta que os hago. Mi encuentro es de alguna forma algo diferente, por eso os pido que aceptéis esta forma de relación que os estoy planteando ahora.

Mi experiencia en este mundo me dice que hoy en día la gente no cree en Dios, no cree en Buda, no cree en Jesús, no cree en sus maestros, ni en sus profesores, no creen en el karma, no creen en los padres, no creen en los hermanos o hermanas, no creen en sus maridos o mujeres, ni en sus novios o novias, no creen en los socios de sus negocios, en los compañeros de trabajo, ni siquiera en uno mismo se cree hoy en día.

Uno puede estar trabajando en un sitio, pero realmente sin convicción, pensando: “Bueno, hoy estoy aquí, pero no sé lo que va a pasar mañana”. Hacer una cosa sin convicción, sin creer en ella, eso es un problema.  Esto me ha sorprendido mucho de occidente. Quiero deciros que mi cultura no es mejor que la vuestra, ni mayor que la vuestra, pero quiero daros estas noticias del mundo que yo observo.

La cultura española es una cultura poderosa, buena. En concreto, vosotros habéis venido aquí y con ello mostráis un interés; nada es mejor que eso, nada es mayor que esa impresión vuestra. No tener confianza en nada ni en nadie crea soledad, y esto es un problema, uno se siente sin compañía, se siente aislado por esa desconfianza generalizada y todo esto hace que uno viva una realidad muy pesada.

Usar los medios de comunicación en positivo

Aunque la gente no cree en nada, en Dios, en Buda, etc., en lo que sí cree es en los medios de comunicación; en la televisión, en la radio, en los periódicos, en las revistas. Se dice: “Ah, esto lo ha dicho la televisión, lo ha dicho la radio, tal revista lo ha dicho”. En esto sí se cree. Yo no protesto contra la tecnología, creo que es una forma estupenda de difundir información; pero todos sabemos como se escriben los artículos normalmente, se toma una pequeña noticia y se invierte mucho tiempo en agrandarla, ponerle un titulo muy poderoso, muy llamativo que despierte la curiosidad de las personas. Si analizamos detenidamente de donde procede esa noticia, si preguntamos cuál es la fuente de esa noticia, nos dirán: “No sé, viene de tal agencia, no sé de donde viene esa noticia, de Nueva York, de India, no sé muy bien de donde”. Pero, sin embargo, la gente lo sigue creyendo.

Esto es así y no se puede ir contra ello. Yo mismo he entendido este mensaje y he pretendido influir en ello dando a través de los medios de comunicación, de prensa, etc., noticias positivas. Puede que a la gente las enseñanzas le resulten un poco difíciles; sin embargo, quizá si leen en un periódico o en una revista temas de salud, temas de cómo resolver problemas, puede ser más práctico. Acepté este mensaje de la sociedad moderna y pedí a mis amigos que hicieran un periódico y en Milán se creó el “Peace Times”, que tiene edición en inglés y en italiano, yo escribo en él algunos artículos y hay otras noticias positivas. Aquí en Madrid, se edita la revista “Son de Paz”; en un breve periodo de tiempo han editado del número 0 al 3, también bilingüe, inglés y español. No tengo tiempo de hablar sobre lo que incluye la revista, pero sé que saca cosas de mis libros; las personas que escriben en esta revista vienen a mis viajes –a Borobudur en Indonesia o Sudamérica– anotan las cosas que van sucediendo en esos viajes y luego las publican, escriben siempre mensajes positivos, esa es la esencia de la revista.

En Milán hay una pequeña radio que se llama “Radio Pace”. También he potenciado un grupo de cantantes, “United Peace Voices”, que tratan de dar mensajes positivos a través de la música, a través del canto. Todo ello son mensajes de Autocuración, si alguien quiere comprar alguno de los libros, ¡estupendo!, si no, comprender el significado de Autocuración es un paso también. Yo vendo este mensaje, la idea de Autocuración, la idea de recobrar nuestra mente. Hay libros que hablan de Autocuración I, II y III; hay otro que habla de El Mensajero de Paz, cómo conseguir la paz y la no paz; sin mirar a lo lejos buscando un objetivo utópico, sino aquí y ahora, en cada momento, en cada instante de la vida de uno, cómo distinguir lo que es un comportamiento de paz y de no paz.

También se ha editado el Semso, un libro sobre cómo recobrar la mente y otro sobre la Cultura de Paz, cintas de cassette, videos, ahora en Italia hemos editado un CD. Hay gente que no tiene dinero para algunas cosas, pero para comprar esto sí tiene dinero, por eso, ahí os doy las ideas, mi mensaje, todo está incluido ahí, no hace falta que yo lo vuelva a repetir, está incluido en la revista, en los cassettes.

Antes, mi práctica de sanación era de uno en uno, trabajaba curando individualmente uno a uno, ahora no hay tiempo para eso, hay mucha gente y entonces he compuesto este método de Autocuración, estos videos, esta práctica que  permite llegar a más y más gente. Si alguien necesita conectarse con el Lama puede hacerlo por la imagen, por la meditación, llamarme por teléfono, etc.

Tengo testimonios de personas que han comprobado a nivel científico el efecto de estas técnicas de sanación individual, hay muchas pruebas de ello. También llevamos un tiempo practicando la Autocuración, tanto la del medio ambiente como la de las personas. Hay pruebas científicas de antes y después de la Autocuración, qué efecto se produce. Con esto quiero decir que no debéis creer en lo que diga, debéis de comprobar si es verdad o no es verdad y la forma de comprobarlo es a través de la práctica, practicándolo, viendo qué efecto produce.

Quiero leeros un trozo de una de las publicaciones que habla de lo que son comportamientos de no paz y comportamientos de paz, en la vida cotidiana.

El libro se llama, Mensajero de Paz Mundial, Luz de Luna Clara. Por ejemplo, el número 19 dice:

“Una importante causa interdependiente de no paz es, no creer en los efectos del karma y la reencarnación, pensando que es una mera creencia religiosa, no demostrada por la ciencia.

Hemos de investigar la continuidad de nuestra conciencia mediante la meditación y así entenderemos de forma personal, de qué manera el karma y la reencarnación nos afectan momento a momento, día a día y vida a vida.

Una importante causa interdependiente de paz es, la investigación del resultado que producen las acciones, que surgen de forma dependiente, en nuestra vida.

El número 20 dice:

“Una importante causa interdependiente de no paz es, codiciar las posesiones y situaciones de la vida de otros, tales como su precioso coche, casa, novia, trabajo, dinero…

Una importante causa interdependiente de paz es, sentirnos satisfechos con nuestra situación y estilo de vida, y estar mas interesados en la riqueza interna que en la externa”.

Extracto del libro Tiempo de Paz 

Charla impartida por Lama Gangchen Rimpoche en Madrid 1998

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.